jueves, 22 de mayo de 2014

Los primeros de Boise (1886-1900)





Boise 1890

En 1890, la ciudad de Boise tenía poco más de 2.000 habitantes. Aquel año, Lekeitio (3.691) o Gernika (2.900), de donde salen muchos emigrantes, le superaban en población. Asimismo, en 1890, Idaho había sido admitido como estado de la unión (hasta entonces era un territorio), confirmándose Boise como su capital. Durante décadas, la ciudad había sido una etapa más del Oregon Trail, la ruta de las caravanas de emigrantes hacia el Noroeste, y a pesar de esto, estuvo mucho tiempo lejos de la red ferroviaria que unía el Atlántico con el Pacífico. Esto explica, como señalan Douglass y Bilbao que “durante  las décadas de 1880 y de 1890 la amplia región de Winnemucca constituyó el principal destino de la Gran Cuenca para los emigrantes vascos que no se hubiesen decidido por ir a California”(Douglas & Bilbao, 1986: 326). Winnemucca contaba con estación de tren donde podían llegar sin excesivos problemas aquellos que procedían de Nueva York.

Apeadero de Boise

Hasta 1887, Boise no contó con un enlace ferroviario, en este caso con  Nampa y solo  a través de una desviación. Por otro lado, el apeadero del mismo  estaba lejos para los peatones lo que originó numerosas protestas. En 1893, los trenes de la Oregon Short Line llegaron por fin al centro de la ciudad, construyéndose una estación entre las calles Front y 10th. Entonces, ¿qué medios utilizaron los primeros vascos?. José Uberuaga y dos amigo llegaron a pie. Tardaron trece días en atravesar el desierto con un caballo para los tres en el que llevaban provisiones y pertrechos. Los otros lo habrían hecho en diligencia.
Sobre quién fue el primer vasco nativo en instalarse en Boise hay varias teorías. Si fue Juan Domingo Odiaga, de Arropain-Lekeitio, José Uberuaga, de Gizaburuaga, o Narcisa Guarrochena, la esposa de José Gestal, un cocinero gallego. En el caso de Odiaga, el Registro del Consulado de España en San Francisco señala que este último ya era “ganadero” en Boise en 1887. En el mismo registro, se dice que su última vecindad habría sido Lekeitio[1].
Juan Domingo Odiaga, “Txotxo Madalenakua”, nacido en el caserío Madalena de Arropain-Lekeitio el 8 de marzo de 1869, habría sido el primer vasco nativo que se instaló en Boise en 1887. El 12 diciembre de 1896, Odiaga inició los trámites para su naturalización ante el juez Kingsley del tribunal de Boise (Idaho Daily Statesman, 1896-12-13). Finalmente, la ciudadanía le fue concedida el 28 de octubre de 1905.
En 1899 viajó a Lekeitio para casarse. Lo hizo el 13 de septiembre de aquel mismo año con Paula Fresnedo. Tuvieron cinco hijos: Paula, María, José, Avelina y Pía.
En 1908, se reunieron con él su esposa y sus dos hijas mayores que hasta entonces vivían en casa de la abuela materna en Durango. Viajaron en La Savoie con José y Pia Navarro, y sus sobrinos María y Félix Eiguren y Julio Mendia, José y Felipa Uberuaga y sus hijas María y Blanca, y siete lekeitiarrak más. La familia se instaló entonces  en Bruneau, en el condado de Owyhee.
En 1911, era ovejero en Boise. Entre 1912 y 1916, fue socio del doctor “Doc” Harry Sylvester Bettis,  el primer dentista que abrió consulta en la capital de Idaho, en el Rancho Cover Flat. En 1916, vendió sus rebaños y su parte en el rancho a Valentín Barinaga de Markina que había trabajando para él durante ocho años. Volvió a Lekeitio con su familia instalándose en el caserío familiar de Arropain. En 1928, su hijo mayor José, nacido en Bruneau, Owyhee, el 27 de enero de 1909, regresó a Estados Unidos, instalándose en Boise. La guerra civil le sorprendió en Lekeitio. En  agosto de 1937 salió para Estados Unidos. En 1942, se incorporó al Ejército americano en Nueva York.

Narcisa Guarrochena

Por lo que se refiere a Narcisa Guarrochena, según el censo que se consulte, habría llegado a Estados Unidos acompañando a su marido en 1886 o 1887. En la necrológica del Idaho Statesman, se habla de 1887. Es decir, podría ser la primera. Su marido,  José Gestal,  había nacido en Santa Inés, La Coruña, el 5 de junio de 1853. Fue marinero y cocinero en grandes vapores hasta que llegó a Boise. En 1882, se casó con Narcisa y, juntos, emigraron a Estados Unidos.  Entonces se dedicó al negocio hostelero. Tuvo un pequeño restaurante en la esquina de las calles Idaho y 8ª y, en 1891, abrió un nuevo local, el Spanish Restaurant,  en Idaho Street, entre las calles 7ª y 8ª que, además, ofrecía habitaciones (nueve habitaciones de un total de once). La prensa de Idaho le consideraba como “un artista en la cocina” y “uno de los mejores cocineros de la ciudad!” (Idaho Statesman, 1891-10-16). Hoy sabemos que, por lo menos, había un huésped vasco aquel año de 1891: Víctor Guisasola que, aunque nacido en Amorebieta, residía con su esposa en Lekeitio. Había llegado a Boise en 1889 e hizo varios viajes al viejo país. En uno de ellos,  en 1899, se había casado en Lekeitio con Josefa Achabal.
En julio de 1894, los Gestal anunciaban que traspasaban el restaurante a W.H. Davison, mientras que ellos abrían una floristería en la esquina de Idaho Street y Warm Springs Avenue (Idaho Statesman, 1894-07-01).  Fue la primera floristería de Boise: Boise City Green Houses. Tuvieron dos hijos, Manuel y Narcisa. José falleció en Boise en mayo de 1916 y Narcisa en noviembre de 1928.


Junto a Odiaga y Guarrochena quien se disputa el primer puesto en cuento a su llegada a Boise es  Jose Uberuaga “Arotza”, nacido en Gizaburuaga el 17 de marzo de 1865. En los censos de 1920 y 1930 aparece como llegado en 1890, sin embargo según el censos de 1900, habría llegado en 1882 y en el de  1910, en 1880. Vivió un tiempo en Reno, Nevada, hasta que, junto a dos amigos, decidió ir a Boise. Tardaron trece días en atravesar el desierto a pie, con un caballo para los tres en el que llevaban provisiones y pertrechos. Trabajaron un tiempo en la construcción del alcantarillado de la ciudad. En 1893, en sociedad con su primo Luis Yturraspe, de Lekeitio, llegado pocos meses antes, compró el City Restaurant & lodging house (hotel) a Russ Luark. Para seguir la tradición, Arotza compró un rebaño de carneros al que dedicaba gran parte de su tiempo. Acabó convirtiéndose en  un destacado ovejero en el condado de Ada.
Se casó con Felipa Guarrochena, de Durango (Felipa tiene el mismo apellido que Narcisa). Tuvo cuatro hijos: Blanche, Marie, Joe y Rose. En 1920/1940, residía en Boise (517, Bannock Street). Falleció en Boise el 10 de febrero de 1942 y fue enterrado dos días más tarde. 

Luis Yturraspe

Louis Yturraspe Uberuaga,  nacido en Lekeitio el 22 de enero de 1870, llegó a Estados Unidos el 22 de marzo de 1893. Durante un tiempo fue socio de su primo en el City Restaurant de Boise, aunque pronto se fue a Jordan Valley.
Aún no había acabado el siglo XIX cuando los pioneros, originarios  del Valle de Aulestia, abrieron los dos primeros hoteles vascos (ostatuak) de Boise y todo el estado de Idaho: el City Restaurant (popularmente conocido como “Basco Restaurant”, 1893) y el Oregon Hotel (1900).

La 9th street de Idaho a finales del siglo XIX

En diciembre de 1893, Joe Uberuaga “Arotza”, en sociedad con su primo Luis Yturraspe, de Lekeitio, llegado pocos meses antes, compró el City Restaurant & lodging house (hotel) en la 116 N 9th St de Boise a Russ Luark. comenzaron a regentar el negocio a partir del 1 de enero de 1894 (Idaho Statesman, 1893-12-31). También alquilaba habitaciones, y casi desde el primer momento se convirtió en centro de atracción de los vascos de la región. Costaba lo mismo una comida que una cama: 25 centavos en cada caso.


Desde 1895, su restaurante servía la comida a los detenidos en la cárcel local (Idaho Statesman, 1895-08-06). A partir de 1900, Uberuaga figura como único manager (Boise City Directory 1900). Este último año (1900), estaban alojados en la pensión Blas Tellería (llegado en 1896), Ambrosio Alegría (de Berriatua) (1898), José Uberuaga (1892), Juan Bengoechea (Aulestia) (1892) y José (Luis) Odiaga (Amoroto) (1898) (US Federal Census, Boise, 1900). Salvo Tellería, nacido en Gipuzkoa, los demás son originarios del mismo rincón Bizkaia. Luego, desde 1903, regentó el Star Rooming House que contaba con su propio frontón. hasta que se lo traspasó a Frank “Zapatero” Aguirre (que estaba casado con una lekeitiarra).

Oregon Short Line Railroad Station, Boise

El año 1900, Antón Azcuenaga compró con dos socios más el Oregon Hotel. Estaba en la esquina de la Novena y Front. Según Jerónima Echeverria “su selección del emplazamiento era lógico, y seguramente el ideal, porque en aquel tiempo el Oregon Short Line Railroad dejaba a sus pasajeros justo al otro lado de la calle frente al hotel” (J.Echeverria: 168).
Durante los últimos veinte años del siglo XIX, no vivieron en la ciudad más de diez vascos al mismo tiempo si hacemos caso al Censo de 1900 y a los City Directories de los años precedentes (el censo de 1890 fue destruido en un incendio). Por otro lado, los días de la guerra hispano-americana (25 de abril-10 de diciembre de 1898) fueron especialmente duros para los vascos que residían en las ciudades y núcleo urbanos. Al fervor patriótico, se une el hecho de que, por ejemplo, Boise había enviado un batallón a combatir a Filipinas.





[1] Consulado General de San Francisco. Matrícula de españoles, 1893-1915: 28-03-1904.


William Douglass & Jon Bilbao, Amerikanuak. Los vascos en el Nuevo Mundo, Bilbao (1986): Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco.
J.Echevarria, Home Away from Home: A history of the Basque Boarding House, Reno (1999): University of Nevada Press.

No hay comentarios: